Mientras ilumina la tarde


Este astro que quema,
que le es tan fácil dar calor, aparentemente,
me esta tatuando la luz de la tarde.

Ese astro que arde,
que tiene la suerte de irse, al asomarse la noche,
y así, no espera, al acostarse,
de todo el día hacer reproche.

Me está mostrando la luz de la tarde,
y como despidiéndose, me quema suavemente,
como diciendo:

"Me voy, pero tú te quedas...
allí, recibiendo a la noche,
con la luna, el recuerdo... Y el amor en la mente"


Comentarios

Entradas populares de este blog

La Selección Peruana cambió la Historia